En un amplio valle, perdido en la cordillera de San Fernando, se encuentra este Bosque Catedral de Robles, último remanente de un tipo forestal que constituía la vegetación típica de la precordillera andina antes de la depredación antrópica a la que ha sido objeto durante siglos.